Éxito de la concentración en Mérida en defensa de la Enseñanza Concertada

En una concentración promovida por FEUSO, y a la que se han adherido también la mayoría de las organizaciones educativas del ámbito de la Enseñanza Concertada de Extremadura (Concapa, Escuelas Católicas, UCETA-Ex, FSIE y UGT), más de mil familias y trabajadores de la enseñanza se manifestaron en Mérida el 11 de septiembre en defensa de la Enseñanza Concertada y en respuesta a la discriminación que este sector está recibiendo en las políticas educativas y presupuestarias del Gobierno de Extremadura.

El objetivo de la concentración era protestar por la restrictiva política educativa de la Consejería de Educación, que sigue aplicando recortes contra el sector de la Concertada que están impidiendo por la vía de los hechos la libertad efectiva de las familias, provocando además injustas desigualdades entre los trabajadores de la Enseñanza Concertada en relación con los de la pública. Los trabajadores de la Concertada ven cómo año tras año la Consejería de Educación sigue sin aplicar medidas que favorezcan la homologación laboral y salarial de estos trabajadores. Al contrario, como se afirmó en el Manifiesto que leyeron las organizaciones convocantes durante la Concentración, “rechazamos la inestabilidad y el perjuicio que sufre la Enseñanza Concertada en Extremadura con recortes de unidades y pérdidas de puestos de trabajo cada año, con dotaciones de plantillas insuficientes y la falta de los apoyos necesarios para la atención a la diversidad”.

Para Antonio Amate, secretario general estatal de la Federación de Enseñanza de USO, que asistió a esta concentración como profesor de un colegio concertado de Cáceres, “cuando cientos de personas, profesores padres y centros se movilizan en una concentración es porque más allá de las opiniones y de los argumentos existe un gran malestar en el sector por la discriminación que padece la gente de Extremadura, que es real y no imaginaria, por el sentimiento generalizado del escaso reconocimiento de la Administración a la labor educativa y social que la concertada lleva a cabo desde hace muchos años en Extremadura y en beneficio de todos los extremeños”.

Para erradicar cualquier forma de discriminación, como opina Javier Monserrat, secretario general autonómico de FEUSO, “hay que priorizar la principal demanda laboral de este sector: el profesorado quiere un número de periodos lectivos igual en todos los centros sostenidos con fondos públicos. Y para conseguir este objetivo, además de una escolarización equitativa de todo el alumnado extremeño, se debe dotar a todos los centros sostenidos con fondos públicos de los mismos recursos materiales y humanos, para no perjudicar al alumnado escolarizado en ningún centro de la red pública y concertada”. Como se ha dicho en el Manifiesto que se ha leído en la Concentración, las organizaciones convocantes “defendemos un modelo educativo que no margine a las familias que eligen la Enseñanza Concertada. Los alumnos de los centros sostenidos con fondos públicos tienen derecho a formarse en colegios que cuenten con los mismos re- cursos, independientemente de la titularidad del centro. La Administración no debe fijarse en la Concertada solo cuando hay recortes”. 

Manifiesto “No a la discriminación de la Enseñanza Concertada en Extremadura”.

 

Back to top