País Vasco

Comunicado de LSB-USO sobre los ataques de determinados colectivos de la Escuela Pública al Profesorado de Religión

18 Mayo

18 Mayo 2018 por FEUSO | País Vasco

Desde LSB-USO hezkuntza denunciamos públicamente las recientes informaciones salidas en prensa en los últimos días sobre el colectivo de profesores de religión de la escuela pública, información sesgada y no contrastada con los interesados. Estamos ante una nueva campaña de descrédito, de derribo y acoso, tanto de la asignatura, como del colectivo de profesores y profesoras que lo imparten. ¿No estamos ante un claro adoctrinamiento del pueblo?, ¿eso que tanto nos critican a nosotros? ¿Hace falta aclarar los intereses que hay detrás de todo esto?

Son muchos los frentes abiertos y está claro que se trata de una información interesada y populista, (parece que llega la hora de hacer campaña). Es increíble que ciertos sindicatos no nos reconozcan, ni siquiera como trabajadores.

Parece ser que la denominada “libertad de expresión” no tiene límites y que todo es permitido, hasta las calumnias y los descréditos. ¿Hasta cuando debemos poner la otra mejilla?.

No pensamos que sea necesario hablar del recorrido laboral de nuestro colectivo, y el trabajo realizado en aras de una mejora laboral, en algunos casos con aciertos, en otros con desaciertos, pero siempre teniendo claro la dignidad de la asignatura y del colectivo de profesores.

“Privilegiados”... ¿Se han dignado a hablar con compañeros, compañeras, que llevan más de 25 años de recorrido laboral en el colectivo, sobre cómo han sido tratados y cómo lo están siendo, dependiendo de los equipos directivos que estén en los Centros y cuáles sean sus siglas políticas? ¿De verdad que les interesa un Pacto educativo? ¿De verdad que son tolerantes, plurales, diversos? Por favor, hagan una reflexión seria de sus intereses reales y no se olviden que somos trabajadores con los mismos derechos y deberes que el resto.

Una vez más el daño ya está hecho. A nosotros no nos queda más que seguir trabajando, de convencer con nuestro trabajo a nuestros alumnos y alumnas y a sus familias de que en la sociedad actual nuestra asignatura tiene más vigencia que nunca, que tenemos derecho y que no puede quedar reservado para el espacio privado. No hace falta decir que nuestras clases están abiertas a todos, cristianos, musulmanes, evangélicos, ateos, agnósticos... Nosotros no hacemos selección… ¿Dónde está la convivencia, bandera de nuestra Administración, de nuestra Escuela Pública, si no se pueden vivir abiertamente creencias en el ámbito de lo público?, ¿Volvemos a los guetos?

Ya está bien… Queremos vivir… y trabajar. Esta sociedad tiene problemas más serios que el colectivo del profesorado de religión.

Back to top